EL RITUAL DEL JUEGO DE PELOTA

Desde hace 3,000 años el juego de pelota fue parte fundamental de la vida social de todos los pueblos mesoamericanos.

Conocido como «Pok-ta-pok» por los mayas y “Tlachtli” por los nahuas, el juego de pelota tuvo un carácter sagrado. Era un rito para propiciar el movimiento de los astros en el cielo, gracias a que los jugadores y la pelota que representaban los astros, contribuían a la victoria del sol sobre la noche.

Evidencias iconográficas y textos antiguos, muestran que el juego lo realizaban dos equipos que movían la pelota con alguna parte de su cuerpo: mano, antebrazo, pierna, cabeza y cadera. Según la modalidad, utilizaban protecciones corporales y diferentes instrumentos para golpearla.

Se sabe que lo practicaban los gobernantes, durante rituales religiosos o como una manera de legitimizar su poder. En otras ocasiones era jugado por funcionarios o nobles.

Representación del Juego de Pelota

Cuando el juego tenía una finalidad ritual y sagrada, demandaba el sacrificio humano. Sin embargo, fuentes históricas mencionan de jugadores profesionales contratados por los nobles para montar grandes espectáculos, en los cuales se cruzaban apuestas.

Características de la pelota:

La pelota era fabricada recogiendo y moldeando el látex del árbol del hule (Castilla elástica), mezclado con una planta trepadora Ipomoea alba para formar las pesadas bolas de ente 0.5 a 7 kg.

LA UARUKUA, EL JUEGO DE PELOTA ENCENDIDA

Juego de Pelota Encendida

En la región purépecha se juega en fiestas y ceremonias religiosas desde hace 3,000 años. La pelota simboliza al sol y los bastones representan la fuerza. Su práctica venera al dios Tatá Kuerhájperi, Curicaueri, engendrador de todas las cosas.

Si quieres aprender un poco más, te dejamos estos links a artículos o revistas que han investigado con mayor profundidad tan interesante e importante tema:

https://revistas-filologicas.unam.mx/estudios-cultura-maya/index.php/ecm/article/view/329

http://www.famsi.org/reports/03101es/03barrois_tokovinine/03barrois_tokovinine.pdf

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0185122515716450